Valle de los Templos de Agrigento, la Sicilia más griega

abril 23, 2018


Tras recoger nuestro coche en el aeropuerto, iniciamos nuestra primera aventura por las carreteras sicilianas. Era ya media mañana, pues habíamos tenido que esperar un buen rato a que llegara nuestro turno en la oficina de alquiler de vehículos, así que decidimos no desviarnos hacia Segesta para visitar uno de los templos con mejor enclave de toda Sicilia, y dirigirnos directamente a la playa Escala de los Turcos para después continuar hacia Agrigento.

La carretera comenzó siendo una cómoda autopista, para continuar por una nacional que acaba haciéndonos pasar por el interior de poblaciones y proseguir nuestro camino por carreteras de tipo secundario. Con la perspectiva que se obtiene tras finalizar el viaje, afirmaría que fue uno de lo mejores trayectos y es que Sicilia es una maraña de carreteras no en demasiado buen estado.

Contábamos con este factor, así que lo mejor es asumirlo y disfrutar del paisaje, estamos de vacaciones. Paisaje que en los inicios de la primavera es una belleza y me trae muchos recuerdos de aquel viaje que hicimos por la Toscana, también en primavera, hace ya unos cuantos años. Sicilia no es una isla llana, las colinas se suceden unas tras otras como olas y en esta época exhiben un manto verde con manchas de flores amarillas, sobre todo en esta zona. En la parte oriental, quizás por la cercanía del Etna, el paisaje es diferente.

 

Así que en las primeras horas de viaje solo hago que piropear al paisaje, más aún cuando llegamos a la altura del mar y su azul se incorpora a las vistas.

Faltan unos 20 km. para llegar a Agrigento cuando nos desviamos hacia la Playa Escala de los Turcos, en Realmonte. Tenemos suerte, hoy hace un día radiante para acercarnos al mar.

El acceso está relativamente indicado y sabía que en la zona había un par de aparcamientos de pago, la sorpresa es que en plena Semana Santa están cerrados y no nos queda otra, como al resto de visitantes, que dejar el coche en un lateral de la estrecha carretera. Comienzo a comprender por que todos los coches tienen heridas de guerra, pero es inevitable cualquier roce. 

Descendemos a la playa por unas escaleras que conducen al  Lounge Beach Scala dei Turchi, un chiringuito estratégicamente situado a pie de playa y con las mejores vistas a la Escala de lo Turcos. Ideal para aliviar el calor o comer allí antes de partir hacia Agrigento.

 

Una vez allí paseamos por la playa y contemplamos este precioso acantilado de roca blanca y con forma de escalera que da al mar. El blanco de la piedra, llamada marga, contrasta con el intenso azul del mar y todavía hace que resalte más, invita a sentarse y observar como las pequeñas olas van y vienen. Es una playa de aguas transparentes y la cantidad de algas posidonias que hay en la orilla indican su calidad. 

El calor aprieta incluso en esta época del año, hace un sol impresionante, por lo que nos refugiamos en el chiringuito para tomar algo y seguir disfrutando de las vistas. No nos quedamos a comer, aunque luego nos arrepentiremos.

Bien entrado el mediodía partimos hacia Agrigento. Nos alojamos en el  Hotel Colleverde Park por lo que accedemos por la carretera conocida como via de los templos y los divisamos desde el coche. El hotel se encuentra en las afueras de Agrigento pero en un enclave envidiable con vistas al Valle de los Templos. Tras dejar el equipaje salimos a tomar algo pero no nos convence ninguno de los restaurantes cercanos por lo que tomamos un tentempié y decidimos hacer la visita del parque arqueológico a primera hora de la tarde.

 

Nos acercamos en coche ante la insistencia en el hotel de que no vayamos andando, pero lo podíamos haber hecho perfectamente, además, una vez allí, no queda otra que dejar el coche en el parking.

Como en el resto de Sicilia, las entradas solo dan derecho a un ticket, cualquier folleto básico, mapa, y por supuesto, la audoguía, va aparte. El recorrido por el parque se puede hacer en dos horas y hay pocas sombras, admiro a los que se atreven a visitarlo en verano porque aquella tarde de primavera pasamos mucho calor. Almendros, cactus y alguna higuera, son insuficientes para resguardar a los visitantes de los rayos del sol.

 



Las ruinas que nos encontraremos en el Valle de los Templos son las ruinas griegas mejor conservadas de toda Sicilia e impresiona imaginar como luciría el conjunto cuando la Akagras griega estuviera en pleno esplendor y estos templos dóricos dominaran este mal llamado valle, ya que se encuentran sobre una colina, con vistas al mar.

El primero de los templos que sale a nuestro paso es el Templo de Hera o de Juno, que aunque no conserva su frontal, si mantiene un gran número de columnas y al estar construido sobre un basamento en alto, su aspecto llama bastante su atención. Después, seguimos caminando  mientras dejamos a nuestra izquierda los muros de la antigua ciudad.

 


 
 

La estrella del parque arqueológico, sin duda alguna, es el Templo de la Concordia, probablemente el más extraordinario y mejor conservado de toda Sicilia. Su visión ya me dejó fascinada cuando un buen rato antes lo contemplaba a lo lejos desde la habitación del hotel. Pensé que era magnífico y que solo por él merecía la pena la visita a Agrigento.

 

Ya allí, a pie de templo, su imagen era grandiosa. Nos quedamos observándolo un buen rato a la sombre del único almendro que había en los alrededores, su frontal casi intacto, las columnas dóricas estriadas y un enclave en el que destaca solemne, distinguiéndose del resto, hace que las miradas de los visitantes reparen un buen rato en él.

 

 
  


Deshacemos nuestros pasos para volver al hotel y acercarnos un poco más tarde al centro de la ciudad. 
  



No seduce el aspecto exterior de Agrigento, pero tras aparcar en la Piazza de Vittorio Emanuele paseamos por la animada via Atenea, una céntrica calle con comercios y terrazas que a su vez se abre en pequeñas callejuelas de escaleras escarpadas repletas de restaurantes.

Debe ser la hora del aperitivo vespertino porque hay mucha gente tomando su Aperol spritz en las terrazas, y a nosotros nos entran unas irremediables ganas de imitarlos así que nos sentamos en la primera mesa que se libera y disfrutamos de nuestro primer Aperol de este viaje.

 

Después cenamos en Restaurante Naif, en una de las callejuelas cercanas y pruebo los Espaguetis con le sarde, una deliciosa y para nada pesada salsa a base de sardinas, hinojo, pasas, tomate, cebolla y aceite de oliva. Llevamos solo dos días en Sicilia pero la variedad de platos de pasta que tiene su gastronomía va a permitir que no repitamos ni un solo día.

 

A la salida del restaurante, Agrigento está mucho más tranquilo. No nos ha dado tiempo a conocerlo, pero el corazón de la ciudad también guarda tesoros. Mañana partimos temprano hacia Ragusa.


Te puede interesar:
  • Lounge Beach Scala dei Turchi: Chiringuito situado a pie de playa con una magnífica vista sobre la playa Escala de los Turcos. Abierto de la mañana a la noche y donde se puede tomar desde una copa o refresco hasta realizar un almuerzo. Una opción recomendable si la visita a la playa nos coge a mediodía.
  • Hotel Colleverde Park: El hotel está situado a las afueras de la ciudad, a 2 km. del centro y a 2 km. del parque arqueológico. Situado en alto ofrece desde su jardín una panorámica del Valle de los Templos, alguna de sus habitaciones también ofrecen estas vistas. Parking gratuito. Alojamiento recomendable.
  • Restaurante Naif: Excelente trato y ricos platos de pasta y verdura, en el centro de la ciudad. Buena relación calidad/precio.

Y no olvidéis consultar el artículo Cómo organizar un viaje: Tips que a mí me funcionan para más detalles.
 
   

Bon Voyage!



Y esto ¿Te lo vas a perder?

4 comentarios

  1. Seguimos viaje, tienes razón que en verano no se podrán visitar tan bien los templos por el calor. Es muy bonito. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Hago referencia varias veces al verano por que debe hacer mucho calor, aunque a veces, y a mí la primera que le ocurre, no siempre podemos viajar en la época que queremos sino cuando podemos.

      Me alegro que te esté gustando esta escapada a Sicilia, ¡hasta el próximo lunes!

      B7sssss

      Eliminar
  2. Carmen, doy una enamorada de Sicilia en invierno, no podría volver a pasar el calor de un verano que estuve un mes entero haciendo un curso de italiano intensivo en Catania. Crei que moría de calor literalmente. Hace años que leo a una escritora, Simonetta Agnello Hornby nacida en Palermo y que relata en muchos de sus libros sus veranos con su familia en el campo en la posguerra italiana, ella me hizo despertar la curiosidad de esta bella isla. Te la recomiendo, aunque creo que no hay todavía nada en español, su primer libro era “La mennulara” una obra magnífica.
    Pues eso, una maravilla la Sicilia entera y la griega mucho más.
    Besos y buen finde

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tu comentario, veo que coincidimos en nuestra impresión de la isla. Gracias por las recomendaciones lectoras, las buscare.
    Sí estás interesada decirte que el próximo lunes hay una nueva publicación en el blog de mi viaje a Sicilia.
    B7sss

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.

Printfriendly

Publicaciones

PREMIOS

También en ...

Top blogs de recetas Que Recetas Buscador de Recetas – recetas de cocina y buscador de recetas Pinrecetas.com Los mejores Blogs de Recetas de Cocina por Categorias

Instagram