19 diciembre 2016

Bizcocho a la Lavanda con Avellanas


 
 
Llevamos una racha de temporal, días de viento y lluvias descontroladas, que invita, casi a la fuerza, a quedarse o, como mínimo, a pasar más tiempo en casa. No es que a mí la lluvia me quite las ganas de dar un paseo, pero un par de veces que lo hemos intentado este fin de semana, ha acabado convirtiéndose en una lucha entre el paraguas, la capucha cuando desisto de llevar paraguas, el viento que nos impone una resistencia para seguir avanzando y nosotros. ¡Vale viento, tú ganas, nos volvemos a casa!

Y ya en casa apetece encender el horno ¿Preparamos un Bizcocho a la Lavanda con Avellanas? Así tendremos buena compañía en nuestros desayunos y meriendas. 


 
 
 
 
Este bizcocho es un placer desde el primer segundo en que se comienza a prepararlo y es que la lavanda dulcifica el ambiente, lo llena de calma y serenidad. Al menos, a mí es el efecto que me produce. Por cierto, ¿probasteis ya la Crême Brûlée a la Lavanda que publiqué hace unos meses? ¡Su sabor es tan delicado!
  
Pero tened cuidado y no utilizar cualquier flor de lavanda, tiene que ser comestible. 

Sabéis que suelo traerme ciertos recuerdos comestibles de mis escapadas, y cuando estuve en París, a principios de año, visité unos cuantos mercados y estas flores de lavanda deshidratadas me las traje de allí. Supongo que aquí se podrán encontrar en alguna herboristería, aunque confieso que no las he buscado.
 
 
 
 
En cuanto a las semillas de amapola, no es que le aporten demasiado sabor, pero si le añaden un toque crujiente y a mí me encanta añadirle una cucharada a los bizcochos.
 
 
 
 
Y volviendo al temporal que nos tiene casi secuestrados en casa, todo no iba a ser negativo, ya que invita a coger la mantita y ver una buena película acompañados por un trozo de este bizcocho y un chocolate bien caliente, y este plan no está nada mal.
  
Además, yo he aprovechado para andar adelantando algunas de mis recetas básicas para Navidad, seguro que vosotros también habéis aprovechado el tiempo. 
  
Y ahora vamos a probar este bizcocho ¿no?.
 
 
   
 
CON THERMOMIX
INGREDIENTES:
  • 3 Huevos
  • 160 gr. Azúcar
  • 200 gr. de Harina
  • 75 gr. de Avellanas tostadas
  • 1 Yogur natural griego ó 125 gr. de Leche
  • 90 gr de Aceite de girasol
  • 1 Cucharada de Semillas de Amapola
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 2 Cucharaditas de flores dehisdratas de lavanda para cocinar
  • Unas cuantas avellanas para decorar
ELABORACIÓN:
  1. Verter las avellanas en el vaso y triturar 5 seg./Vel. 5-7. El objetivo es que se quede algún trozo más grande que otro, para encontrar luego los pequeños tropezones, pero podéis triturarlas al gusto, para lo que tendréis que controlar tiempo y velocidad. Reservar.
     
  2. Poner el azúcar y las flores de lavanda en el vaso y pulverizar programando 10 seg./Vel. 10. Añadir los huevos y  programar 2 min./Vel. 3 1/2/Temp. 37ºC.
     
  3. Añadir el yogur, el aceite y la levadura, y programar 2 min./Vel. 3 1/2/sin temperatura.
      
  4. Añadir las avellanas trituradas, las semillas de amapola y la harina, y programar 30 seg./Vel. 2. Si es necesario terminar de mezclar con una espátula.
      
  5. Verter en el molde, disponer unas cuantas avellanas por la superficie y espolvorear con un poco de azúcar, si es moreno, mejor, e introducir en el horno, ya precalentado, durante 30 - 35 min. a 180ºC de temperatura.
    
Bon Appétit!
 
 
  

14 comentarios:

  1. Qué original! Y qué sabores tan ricos!
    Me llevo un trozo! Seguro que en casa nos encanta! Lo probaré!
    Besos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  2. Menuda pinta!!! Para el día que hace perfecto y para cualquier otro día también. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos poner al tiempo por excusa, pero como tú dices, hoy ha salido el sol y apetece también!

      B7sss

      Eliminar
  3. El mundo está al revés, en Holanda estamos teniendo buenas temperaturas (7 grados, pero es que aquí en esta época eso es calor), poca lluvia o casi nada, no hay nieve... y casi estamos a las puertas de enero!!
    Eso sí, siempre apetece hacer un bizcocho y más si es con los ingredientes que nos propones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo!!! Por fin, hoy ha salido el sol!

      B7ssss

      Eliminar
  4. Hola, me parece una maravilla, qué rico se ve!! Nunca he utilizado la lavanda pero veo que será un palcer para el paladar. Lo que tú no sepas es que no existe, un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruebala cuando tengas ocasión, en postres va de maravilla.

      B7sss

      Eliminar
  5. me parece una idea estupenda¡¡ lo probare.
    besos y feliz navidad crisylaura

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen. Yo también he estado secuestrada en casa, pero me ha venido bien para experimentar con panes. Ya vendrá la factura de la luz y se vengará, pero ha valido la pena.
    Me he preguntado muchas veces dónde comprar la lavanda. Tu bizcocho, como siempre, una maravilla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las compré en el mercado d'Iena de París, y aquí no he buscado pero lo haría en herboristerías o en el mercado que ya se encuentra de casi todo.

      B7ssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.