06 septiembre 2016

Safari en Botswana

 


En nuestro pasaporte ya figuraba el sello del África de los safaris. De esto hace ya bastantes años, pero aquel safari por Kenia nos marcó y de qué manera. Recuerdo, como si fuera ahora, nuestra llegada a Nairobi, la inolvidable atmósfera del Hotel Stanley, donde nos alojamos, los niños, que en nuestros paseos por la ciudad nos llamaban mzungu, turista, blanco, y aquella cena en el restaurante The Carnivore. Sí lo sé, lo sabía entonces también, era un nido de turistas, pero queríamos conocer la experiencia.

Imposible olvidar aquella tarde visitando la casa de Karen Blixen y pasar un largo rato observando en silencio, como a nosotros nos gusta, las colinas de Ngong, los dedos de Dios. Desbordada, abrumada por aquel escenario que tantas veces había soñado conocer y que a pesar de ser real me seguía pareciendo un sueño. Creo que fue allí … 
  
  


 
Creo que fue allí, en aquella antigua granja, donde el veneno de África quedo inoculado en nosotros. Al día siguiente comenzábamos nuestro safari y yo ya estaba pensando en volver.

Siempre he dicho que los viajes los vivo tres veces: cuando los sueño, cuando los realizo y cuando los recuerdo. Realizar, realizar, realizo menos de los que me gustaría, pero soñarlos y recordar los realizados es una constante en mi vida. 
  
  
  
 
Nuestro Safari en Botswana hacía algún año que se estaba gestando, pero unas veces por el precio, otras veces por qué no encontraba la combinación que yo quería y las más, porque otros viajes de mi interminable lista de pendientes se le adelantaban, era relegado año tras otro con un “al año que viene”. 
  
  
  
 
Así que cuando el verano pasado regresamos de nuestro viaje por México, me puse a rastrear por internet. Analicé diferentes programas de safaris, seguí las huellas de otros viajeros, y de esta forma llegué a Mopane Game Safaris que ofrecía, al menos, dos formas de hacer un Safari por el Norte de Botswana incluyendo las Cataratas Victoria. Una de ellas se realizaba con alojamiento en exclusivos lodges de lujo y traslados en avioneta, la otra, y la elegida por mí, combinaba estancia en lodges con campamento móvil de lujo en la parte más intensa del safari.
  
  
  
 
Seguro que os estaréis preguntando qué es un campamento móvil de lujo, y es que esa pregunta también me la hice yo. La época de ir de mochilera se me pasó hace tiempo, y aunque me adapto bastante bien, prefiero un mínimo de comodidades. No es necesario el otro extremo, un lujo exclusivo, entre otras cosas porque acabaría con mi presupuesto para viajes de los próximos tres años y eso no puede ser, pero unos mínimos en cuanto a confortabilidad y comidas, sí.

El campamento móvil que Mopane Game Safaris ofrece está compuesto por tiendas de 4x3, en las que se disfruta de la comodidad de camas con colchón, edredón y mantas, pues las noches en la sabana son muy frías, además de otros accesorios como arcones, mesitas, linternas, toallas o insecticida. Desde cada una de las tiendas se accede a nuestro propio baño, con ducha incluida y agua caliente disponible por las mañanas o tras los safaris. Además, en el avance de la tienda se disponen dos sillones para descansar tras los safaris y un lavabo de campaña. Y esto es sólo en lo que a la tienda se refiere.

  

 
El safari se organiza para un máximo de 12 personas, asegurando de esta forma que todo el mundo tiene “ventanilla” en cada uno de los 4x4. Como veis, estos detalles ya empiezan a marcar la diferencia con otros safaris y fueron alguno de los puntos que ayudaron a decidirme.

  
 
 
El personal del safari está formado por 8 personas: dos guías-rastreadores-conductores, una guía en español, y 5 personas que se encargan de las comidas, de montar las tiendas, de tenerlas limpias y a punto, de que dispongamos de agua caliente en cualquier momento, de proporcionarnos los “baby elephants”, las bolsas de agua caliente, por la mañana, cuando salimos de safari al amanecer y por la noche, cuando nos vamos a la cama. También se ocupan de tener el Boma a punto, la hoguera alrededor de la cuál descansamos mientras tomamos un aperitivo tras el safari de la tarde y la necesaria ducha, en definitiva, se encargan de satisfacer o al menos intentarlo, cualquier petición que les hagamos.

  

 
Es un campamento móvil de lujo porque las comidas no se repiten y son variadas, capaces de satisfacer a todos los gustos, porque comemos en vajilla de loza, copas y vasos de cristal, me pregunto cómo consiguen que sobrevivan a los sobresaltos de las sendas de arena que recorremos. No me diréis que no es un privilegio brindar con vino, en medio de la sabana, oyendo el crepitar del fuego, observando la vía láctea, la Estrella del Sur, Escorpión y un sinfín más de estrellas esparcidas por el cielo más limpio que jamás he visto, mientras las llamadas de algunos animales nos alertan de lo cerca que se encuentran. Es un verdadero lujo. No hace falta más definición, eso es un campamento móvil de lujo.

  

 
Una vez conocí todos estos detalles no tuve la menor duda, haríamos este safari. Pero todo no fue campamento móvil, al inicio y final del viaje, durante nuestra estancia en Livingstone para visitar las Cataratas Victoria, así como en el Parque Chobe o en Maún, nos alojamos en lodges y hay que reconocer que disfrutar de este tipo de instalaciones en Botswana, donde su número está muchísimo más restringido que en Kenia o en Tanzania, de ahí la gran diferencia de precio, es un lujazo. 
  
  
 
  
Los detalles del Safari en el Norte de Botswana os los iré contando poco a poco en próximos posts. Me cuesta asimilar esta experiencia de golpe y ahora mismo tengo la sensación que he estado dando vueltas y vueltas sobre mí misma y al parar como que necesito un tiempo para recuperar el equilibrio y no sentirme como sonámbula. 
  
Próximamente os hablaré de:




    
  
 







 
  • Moremi y sus largas jornadas de rastreo 
  

 
  • Maún y el Delta del Okavango en avioneta 
  


¿Con qué me quedo? Evidentemente, me quedo con todo.

Me quedo con el aroma embriagador con que la salvia silvestre impregnaba los amaneceres y los atardeceres de Savute. Me quedo con el olor a polvo, prueba irrefutable de que yo estaba allí. Me quedo con los últimos momentos del día tras los safaris y la ducha reparadora, en el Boma, con una copa de vino, mirando ahora el cielo, ahora el fuego y asentando en recuerdos lo vivido ese día. Por supuesto, me quedo con los encuentros con los animales, sorprendiéndoles en su actividad diaria, bebiendo, comiendo, descansando a la sombra de algún árbol, en busca de caza o huyendo de los depredadores.

  





 
Como no, me quedo con los silencios. Sí, con los silencios. Esos silencios en los que me descubro soñando despierta o simplemente, siendo consciente del sueño que estoy viviendo, y que dicen más que cualquier adjetivo de admiración con el que intente resumirlos. A mí al menos me pasa, disfruto oyendo el silencio de la naturaleza interrumpido por el crepitar de unas ramas sorprendidas por el viento, el sonido al caer de unas hojas, el zumbido del agua cuando la lancha la atraviesa, el ruido sordo del calor en la sabana o las mil y una formas de expresión de los animales.



 
Inolvidables los silencios cromáticos como los que ofrecen los colores de las puestas de sol, los sundowners como aquí los llaman, los de las siluetas de los árboles al amanecer o los del fuego del Boma.

  

 
Así es África. Real, salvaje, bella, pura y quizás algo cruel. Imposible que no te atrape cuando la conoces.

11 comentarios :

  1. Madre mía Carmen , que maravilla. Muchas gracias por este relato y estas fotos espectaculares. Se que no podré ir, pero gracias a ti conozco un poco mejor Africa.
    He vivido en Rabat y no es eso claro, pero si que las puestas y los amaneceres son distintos, que me maravilló el color del cielo y mchas cosas más. Siemre he querido hacer lo que tu nos cuentas y ahora lo estoy viendo. Un beso y muchas gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me conformo sabiendo que el post te ha hecho viajar virtualmente además de traerte buenos recuerdos, eso ya es mucho.
      Sé que no es fácil poder hacer un safari, pero me apetecía compartir la experiencia, pues a mi también me gusta leer las crónicas de otros viajeros y quien sabe ... Algún día ... Yo también he tardado en volver.
      B7ssss

      Eliminar
  2. La verdad es que leyendo tus viajes apetece hacerlos, siguiendo tus pasos. Yo me conformare con seguirte y esperando siempre, el próximo relato con muchas ganas.
    Este ha sido de matrícula de honor, era como estar a vuestro lado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me gusta que así sea. Espero atraparte a ti en la lectura de mis crónicas igual que yo lo estoy por los viajes.

      B7sssss

      Eliminar
  3. Hola Carmen. Yo también sigo tus viajes y siempre es un placer leerte y aprender, tanto, como disfrutar de tus fotos, pero lo que más me llega, por ser mujer sensible, es cuando describes sensaciones. En este viaje, percibo, que han sido muchas y me alegra mucho que lo hayas disfrutado a todos los niveles.
    Felicitats i besets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa!! Me gusta reflejar las sensaciones y las impresiones que tengo en los viajes, independientemente que sean cerca o al otro lado del mundo. Siempre lo he hecho aunque empecé a compartirlos no hace demasiado, pero me resultan tan importantes como el viaje en sí o las posibles fotos,que pueda hacer.
      Me encanta que me sigas en mis viajes ;-)

      B7ssss y hasta pronto

      Eliminar
  4. Carmen ,acabo de llegar y ya me tienes de viaje por África y de safari.
    Tengo que volver a leerlo con detenimiento pues lleva mucha información que me interesa,cautiva y me interesa......
    Voy a anotarme los datos del organizador del viaje pues lo tengo en pendientes y ahora tengo más tiempo libre.
    Por cieerto has estado en Tailandia? para que me indiques mayoristas para buscar
    Encantada de estar de nuevo por tu blog
    Muchos,muchos besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Estate atenta con los post de Botswana por que iré poniendo toda la información.
      Nosotros estamos muy contentos con la organización y el tipo de viaje organizado por Mopane Game Safaris, pincha en el enlace y solicitales información, aunque creo que todavía no tienen el calendario del próximo año, pero te resuelven cualquier duda. Nosotros lo hemos vivido a fondo!
      A Thailandia fui hace ..,. Uff todavía utilizábamos las pesetas!!!! Y fue organizado.
      Ahora lo haría comprando yo los billetes de avión y buscando un paquete cerrado allí.
      Los de Mopane tienen una agencia en Madrid, Bávara, con la que te organizan viajes a medida ... Y dicen que no más caro. Yo consideraré esta opción para próximos viajes.

      B7ssss y ya me contarás

      Eliminar
    2. La agencia se llama Bacara ... El maldito corrector!!! Y tiene página web

      Eliminar
  5. SAbes que me estas poniendo los dientes largos y los pelos de punta... esos momentos en silencio, ese amanecer, atardecer..como los recuerdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible de olvidar esa experiencia y esas sensaciones, se quedan grabadas para siempre. Te entiendo perfectamente.

      B7sss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.