02 mayo 2016

Fricasé de Pollo à l'Indienne



 

Algunos fines de semana tengo más tiempo para liarme cocinando y es entonces cuando aprovecho para enfundarme el delantal y ponerme delante de los fogones, mejor dicho de la vitrocerámica, y preparar tranquilamente platos que requieren algo más de tiempo libre, como es el caso de este Fricasé de Pollo à l'indienne.

Le tenía muchas ganas desde que preparé la receta clásica, el Fricasé de Pollo a la Antigua, uno de esos fines de semana de reunión familiar alrededor de la mesa en la que todos, todos, todos, incluidos aquellos que van apartando algún tropezon de esos que huelen a producto de la huerta, se lo comieron todo sin rechistar. La mayoría repitió. Y ya sabéis que a mí eso de que repitan en casa, me deja más ancha que larga.

 


 


La elaboración de este Fricasé de Pollo à l'Indienne sigue a pies juntillas los pasos de la receta clásica, en la que como en la anterior ocasión me basé en las instrucciones que Julia Child nos cuenta en su libro El Arte de la Cocina Francesa.
   
El curry que empléeis, a ser posible uno de esos de buena calidad, cunde mucho y no merece la pena escatimar con este ingrediente, que sea perfumado y bueno. 
  
Que utilicemos esta especia no quiere decir que se convierta en un plato hindú, para nada, sólo es una pincelada de aroma exótico, un aire diferente, por lo que gusta incluso a aquellos que ponen pegas en cuanto que te sales de las recetas clásicas.
 
 





Y nada mejor para acompañar este plato que un Arroz Basmati aromático. Sencillo de preparar, sin acompañamientos, basta con seguir las instrucciones del fabricante.
  
Como podréis ver en las fotos, al igual que la vez anterior, la salsa la he dejado con los tropezones de las verduras, pero si lo preferís podéis pasarla por la batidora para obtener una textura más homogénea.

   


Por cierto, si preparáis cantidad suficiente y os sobra, es ideal para el tupper, aunque si pensáis que el aroma a curry puede dar envidia molestar a alguien de la oficina, podéis congelarlo simplemente. Aguanta genial la congelación.

 
  
  
¡Vamos con la receta!
  
  
INGREDIENTES:
  
Champiñones escaldados / Champignons à blanc
  • 125 gr. de Champiñones
  • 150 cc de Agua
  • 1/8 Cucharadita de Sal
  • 1 Cucharada de Zumo de Limón
  • 1 Cucharada de Mantequilla
Cebollitas glaseadas, blancas / Oignons glacés à blanc
  • 18 - 24 Cebollitas blancas
  • 150 cc de Agua / Caldo de pollo (ver receta)
  • 2 Cucharadas de Mantequilla
  • Sal y Pimienta
  • Atadillo de hierbas: Perejil, Tomillo, Laurel
Fricasé de Pollo a la Antigua / Fricassée de Poulet à l'ancienne
  • 1 - 1.25 Kg. de Pollo de Corral troceado
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Zanahoria Grande
  • 1 Rama de Apio
  • 4 Cucharadas de Mantequilla
  • 1 -2 Cucharadas de Curry en polvo
  • 500 cc de Caldo suave de Pollo (ver receta)
  • 125 cc de Vermut blanco
  • Sal y Pimient
  • 3 Cucharadas de harina
  • Atadillo de hierbas: Perejil, Tomillo, Laurel
  • 2 Yemas de Huevo
  • 100 cc de Nata Líquida
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Nuez Moscada

ELABORACIÓN:

Champiñones escaldados
  1. En un cazo poner a hervir el agua, el zumo de limón, la mantequilla y la sal. Añadir los champiñones cuarteados, dejar que el líquido los cubra y tapar el cazo.
      
  2. Dejarlo cocer a fuego vivo durante unos 4 min. removiendo de vez en cuando. Reservar por una parte los champiñones y por otra el caldo de la cocción.

Cebollitas glaseadas blancas
  1.  Ver la elaboración de las Cebollitas Glaseadas en este post (ir a la receta).

Fricasé de Pollo à l'indienne
  1.  Picar la cebolla y cortar a rodajitas muy finas la zanahoria y el apio, cuanto más finas mejor, así casi desaparecerán en la salsa sin necesidad de pasarla por un colador.
      
  2. En una cazuela poner un chorrito de aceite y la mantequilla. Cuando se derrita, añadir la cebolla, la zanahoria y el apio y rehogar a fuego lento hasta que estén tierna, pero sin que lleguen a dorarse.
      
  3. Apartarlas hacia los extremos de la cazuela, avivar el fuego e incorporar el pollo. Dejar unos 3 - 4 minutos, dándole la vuelta cada minuto hasta que adquiera un color dorado claro. Cuando el pollo esté hecho, añadirle el curry en polvo y mezclar.
      
  4. Reducir el fuego, tapar la cazuela y dejar 10 min. a fuego muy lento, dándole la vuelta a los trozos de pollo de cuando en cuando.
      
  5. Salpimentar el pollo y espolvorear con la harina. Darles unas vueltas para que la harina se integre y se vaya cocinando. Tapar la cazuela y cocinar lentamente 4 min. más dándole una vuelta en este tiempo.
      
  6. Apartar la cazuela del fuego y añadir el caldo hirviendo. Remover para que la harina ligue bien con el caldo. Añadir el vermut y el atadillo. El pollo debe quedar cubierto, por lo que si hiciera falta, añadir más caldo. Dejar a fuego lento y rectificar de sal si fuera necesario.
      
  7. Tapar la cazuela y dejar unos 30 min. a fuego muy lento. Los muslos de pollo deben quedar tiernos y el jugo adquirirá un color amarillo intenso. Cuando esté listo, reservar los trozos de pollo en una fuente.
     
    (Mientras el pollo se hace podemos preparar las cebollas y los champiñones.)
      
  8. Pasamos a elaborar la salsa. Añadimos a la cazuela el caldo de la cocción de los champiñones y dejamos que todo el líquido hierva para que se reduzca y espese hasta formar una fina capa. Obtendremos unos 300 - 400 cc de líquido.
      
  9. En un bol de unos 2 l. de capacidad, mezclar las yemas y la nata líquida con un batidor de varillas. Ir agregando poco a poco la salsa, primero a cucharadas y luego a chorritos, mientras batimos bien.
      
  10. En un cazo verter la salsa y a fuego más bien fuerte, darle vueltas con una cuchara de madera, alcanzando el fondo y los laterales para que no se pegue. Cuando rompa a hervir, dejar 1 min. más sin dejar de remover y después retirar del fuego.
      
  11. Añadir el zumo de limón y rallar un poco de nuez moscada. Se puede pasar por un colador, pero en este caso no lo he hecho.
      
  12. En una cazuela limpia disponer los trozos de pollo, los champiñones y las cebollitas. Regarlo todo con la salsa. Poner la cazuela a fuego lento. Tapar y dejar al borde del hervor unos 5 min. hasta que el pollo se haya calentado, rociándolo, de vez en cuando, con la salsa.
     
  13. Servir el pollo en la cazuela o en una fuente precalentada. Acompañar con un arroz basmati y unas hojas de cilantro o de perejil fresco.

Et comme Julia Child dit: Toujours Bon Appétit!

5 comentarios :

  1. Ummmmmm.......es para saborearlo este fin de semana¡¡¡¡¡¡
    Besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. El aroma y el sabor de este plato me llega a través de la pantalla, qué delicia carmen!!un beso

    ResponderEliminar
  3. Uf Carmen...este plato es una maravilla!!. Para sentarse ala mesa y disfrutarlo de principio a fin. Eso si, con bastante pan al lado, porque esa salsa tiene que ser matadora, hija.

    Besinesss

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.