18 mayo 2015

Boquerones en Vinagre y Limón



 
 

Éste es uno de los aperitivos favoritos en casa, y más en esta época. Imaginad la situación: buen tiempo, aperitivo en la terraza, una cerveza bien fría, unas buenas patatas fritas, unas aceitunas rellenas y estos Boquerones en Vinagre y Limón.
  
¿Quien se apunta? Seguro que no me quedo sóla tomando el aperitivo.

Hasta no hace demasiado tiempo los compraba ya listos para su consumo, tenía la falsa idea de que limpiarlos, sacarles la espina central, enjuagarlos y realizar todos los pasos iba a ser una tarea tediosa y larga.  Idea infundada, está claro que no hay nada más atrevido que la ignorancia. ¡Vaya!, ya lo he vuelto a decir. Últimamente repito demasiado esta coletilla, creo que ando algo "reinvindicativa" - me río sóla cuando lo escribo y Monsieur À Table!, que lo tengo a mi lado, me mira- pero es que hay cosas que me pueden. Dejemoslo estar, como diría aquel, hoy he venido a hablar de mi libro, es decir, de mis boquerones. 
  


   
  
Es verdad que todo lleva su tiempo, pero en este caso, es menos de lo que parece y el resultado merece la pena.

Algún familiar ya los preparaba y a mi me parecía que casi que había que hacerle un monumento por tan encomiable labor. Pero el detonante que hizo que me decidiera a prepararlos fue una conversación de éstas de "por casualidad".
  
Por casualidad, un compañero en el trabajo me comentó que los preparaba y ahí, sin más, se me creó la necesidad. Ya eran muchos los que mantenían una postura activa  y se atrevían con estos boquerones,  yo tenía que intentarlo, dejar mi actitud pasiva con ellos, y ver qué pasaba.

Pasar no pasó nada o pasó mucho, por que los primeros que hice ya salieron espectaculares y lo mejor de todo es que no me pareció para tanto el trabajo que llevaban.
  
 
  

Es verdad que el día que los compras tienes que tener un ratito para limpiarlos, pero es eso, cuestión de ratitos. Un ratito hoy para limpiarlos, un ratito mañana para disponerlos en vinagre y limón y otro ratito pasado mañana para enjuagarlos y conservarlos ya en aceite.

Por aquello del Anisakis, cuando los limpio, los seco bien y los meto 24 horas en el congelador. Sé que muchos no lo hacéis y es verdad que cuando los descongelas no quedan igualitos igualitos que cuando estaban frescos, pero en estas cuestiones cada uno es libre y yo prefiero prevenir.
 
     
 
 
Y en cuanto a la vinagreta, la ventaja que nos da preparar nuestros Boquerones en Vinagre es que lo podemos hacer con la intensidad de vinagre y aromas que prefiramos. A mi me encantan suaves y con toque cítrico, también me gusta experimentar con las variedades de vinagre, pero no les suelo añadir ajo ni perejil. A veces un poco de cebollino picado, incluso una ralladura de jengibre fresco o de tomate seco. Si buscamos algo diferente, este toque final los hace fabulosos.
 
  
  
 
Eso sí, no escatiméis en la calidad del aceite en la que los váis a conservar, tiene mucho que decir en el resultado final.

No esperemos más, se van a calentar las cervezas ¿Aperitiveamos?


INGREDIENTES:
  • 500 gr. de Boquerones
  • 3 Limones 
  • 100 cl de Vinagre de Limón
  • 125 cl. de Agua
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN:

  1. Limpiar los boquerones, sacándole la cabeza, la tripa y la espina central. Ir dejando los filetes en un bol con agua muy fría. Después, lavarlos bien con agua fría, deben quedar muy limpios.
      
  2. Escurrir y congelar al menos 24 horas.
      
  3. Transcurrido este tiempo, dejarlos descongelar en la nevera.
       
  4. Mezclar el zumo de los limones con el vinagre y el agua. En un recipiente de cristal que se pueda cerrar bien, poner una capa de filetes de boquerón, un poco de sal y un chorrito de la mezcla de zumo de limón y vinagre. Repetir la operación hasta finalizar con los filetes de boquerón.
      
  5. El recipiente con los boquerones debe quedar completamente cubierto de líquido. Dejar reposar en el frigorífico al menos 24 horas.
     
  6. Transcurrido el tiempo, en un recipiente hermético limpio iremos disponiendo los filetes de boquerón, un chorrito de aceite de oliva y, si queremos intensificar el sabor a limón, un poco de zumo limón, pero no es necesario. Repetir la operación hasta finalizar con los filetes de boquerón. Cubrir con aceite de oliva, si los filetes no habían quedado cubiertos.

Bon Appétit!
 
 
 


9 comentarios:

  1. Yo los hice una vez, pero me los tuve que comer yo sola. De todas formas estoy deseando hacerlos de nuevo porque los comerciales que se pueden encontrar en Holanda no valen nada!
    Yo también soy de las que congela los boquerones antes, me da igual que no queden igual, pero el anisakis es algo muy peligroso.
    Una pregunta... y es de esas que va a agarrar la sartén y darme en la cabeza, pero es que yo no aprendí a cocinar con mi madre... y menos con mis abuelas... pues ahí va la pregunta. Cuando te has comido los boquerones, con el aceite que queda en el bote, qué haces?? En qué lo aprovechas??? Es que pensar en tirarlo me da un dolor de estómago.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aceite se lo voy añadiendo cuando los saco de aperitivo o en montaditos, y el que sobra se lo puedes añadir a una ensalada en la que le pongas unos boquerones, y a mi me sobra por que los cubro bien de aceite para que se conserven bien.

      Por encima de un tomate .....

      En el otro comentario te he hablado sobre la posibilidad de congelarlos una vez están ya preparados.

      B7sssss y buena semana!

      Eliminar
    2. Gracias por la respuesta guapa!!! Eso haré :)
      besos

      Eliminar
  2. Te han quedado perfectos y se ven que son de buenísima calidad!! un beso guapa

    ResponderEliminar
  3. Eran gorditos Elisa y fue eso lo que me animo a llevármelos a casa para prepararlos.

    B7sssss

    ResponderEliminar
  4. Ay Carmen, si te digo que este finde los he preparado yo. Yo los he preparado muchas veces, pero no me quedaban bien hasta que descubrí lo del agua fría y alguna cosilla más. Los congelo o antes o ya preparados con el aceite. Mira si no era perezosa que hace años, antes de que me prohibieran la sal, preparaba anchoas caseras. Ahora ya no sé ni cómo, ni ganas me han quedado.
    Me llevo tu receta y ya veré si los míos son tan fotogénicos como los tuyos.
    Me alegra que te haya gustado mi bizcocho del rey del rock.
    Besets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa conforme los vamos preparando, vamos aprendiendo y experimentando. Seguro que lis tuyos quedan geniales.

      B7sssss

      Eliminar
  5. te voy a dar un consejo , cuanado los tengas en el agua con el hielo ponles uas gotitas de agua oxigenada luego los enjuagas y los dejas congelados minimo 48 horas y si son mas mejor no te mando la foto de los mios porque no puedo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación Maika! ¡Agua oxigenada, eso sí los debe dejar blanquitos! Nunca lo había leido.

      B7ssssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.