08 octubre 2014

Navegando por el Delta del Mekong: Frutas exóticas, Mercado flotante y Escenarios de película



 
Cerca de Can Tho, al sur del Vietnam, embarcamos en una lancha para adentrarnos por el Mekong. Es la mejor forma de disfrutar de su esencia. 
  
  
Tras un buen rato de navegación cambiamos de medio de transporte y nos subimos a unos sampán, unos pequeños juncos de madera con los que nos adentraríamos a través de la extensa red de estrechos canales que recorren los manglares. Navegábamos por el Delta del Mekong.
  


 
Durante la travesía hicimos un par de paradas para visitar los frondosos huertos frutales que se cultivan en Vinh Long, un conjunto de diminutas islas en el centro del delta, que a su vez forman una isla.

  

 
En ambas probamos unas cuantas frutas exóticas: Bananas, Fruta del pan o JackFruit, Ojo del Dragón, Rambután, Fruta del Dragón, piña, Papaya, Pomelo, menudo festival.

 

 
Al día siguiente,  en Hoa Ninh, en una plantación que sólo es accesible por barco, también tuvimos ocasión de verlas.

  

Y este día no quedaron aquí nuestros descubrimientos gastronómicos. A la hora del almuerzo en una casa típica de la zona, pudimos probar el Pez Oreja de Elefante, muy apreciado en esta parte de Vietnam y llamado así no por su forma, sino por la manera en que se mueve al nadar.

   
 
 
Por la tarde y de regreso al hotel, dimos una vuelta por el Mercado flotante de Cai Be, a estas horas ya sin apenas actividad, pero con el magnífico telón de fondo de la Iglesia que está situada junto a la orilla como esperando a sus habitantes que regresan tras un día de trabajo o a los visitantes.
 
 

  
El mejor momento para visitar el mercado es primera hora de la mañana, por lo que al día siguiente tendríamos que darnos un buen madrugón si lo queríamos ver en toda su efervescencia.

  
 
 
Así lo hicimos, y mereció la pena. Curioso observar como, lentamente,  las diferentes barcazas van y vienen a lo largo del río. De la misma forma lo hacen las barcas de los compradores. Muchos de ellos cuando nosotros vamos ya vuelven con la barca cargada de mercancía.
 
 

  
Calabazas, sandías, mandioca, piña, pescado, ropa, bebidas, troncos de manglar, todo esto y más se puede encontrar en este mercado. ¡Incluso hay barcas a la venta!
 
 

  
Después de un buen rato observando el ajetreo y el ir y venir de barcazas, dejamos el río para acercarnos, ya en los alrededores de Chau Doc, a la casa donde se rodaron algunas escenas de "El Amante", la película basada en la novela del mismo nombre de Marguerite Duras.

La casa está repleta de muebles de la época y, al menos a mi, me choca un poco la arquitectura exterior de la casa, que, sin parecerse demasiado, me ha recordado a la de Monet en Giverny, aquella donde pintó su magnífica serie de cuadros llamada "Les Nimphéas". Encuentro el estilo arquitectónico exterior muy francés, en contraste con la decoración interior, sin lugar a dudas, debido a la gran influencia de la época colonial francesa.
 
 

  
Es mediodía, y en el sur de Vietnam el calor, en esta época, es todavía más bochornoso. Aún así, antes de regresar al hotel visitamos un par de casas donde elaboran miel, té de miel, caramelos de coco y otros productos cuya base es el arroz, como el papel de arroz para las obleas de los rollitos, unas tortas con sésamo o el famoso pan de gambas.
   
 


  ¡También elaboran Palomitas de Arroz!

 

 
Llegamos al hotel exhaustos, seguro que podéis imaginarlo. Hoy será nuestra última noche en Vietnam. Chau Doc es nuestra última parada. Una bulliciosa ciudad fronteriza con Camboya cuya vida y actividad transcurre alrededor del agua.
  
  

  
Poco antes del atardecer, justo antes de cenar, subimos a la montaña Sam, un lugar sagrado cuyas laderas están cubiertas de santuarios y pagodas. Nos cuentan que desde lo alto se obtienen unas vistas impresionantes. Cuando llegamos, y a pesar de la bruma, podemos confirmarlo, el paisaje es espectacular.
      
 
   
   
Al fondo, casi escondida por esa neblina que forma el calor y la humedad, al otro lado del río, está Camboya.
  
Hoy es nuestro último día en Vietnam, mañana salimos hacia Camboya.

  

 
Good bye Vietnam!
  
Más historias de este viaje en:

  

6 comentarios:

  1. Oh Carmen que envidia mas gordaaaaa! Unas fotos preciosas, muchas gracias por compartirlas, un beso!

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sueño de viaje, sin ninguna duda, que llevaba tiempo queriendo hacer.

      Me alegro que te gusten las fotos y aprovecho para felicitarte en el día de tu santo. Espero que lo hayas pasado muy bien.
      B7sss

      Eliminar
  2. Qué interesan te y qué maravilla todo... me quedo embelesada leyendo estos posts sobre tu viaje. Muchas gracias por compartirlo.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aisha. He tratado de resumir pero aún así me resulta imposible y se están alargando un poco. Espero que los disfrutéis.

      B7ssss

      Eliminar
  3. LuciaE
    Sigo viajando con tus buenos comentarios.
    Que distintas son las formas de vida en cada lugar.
    No sabia que se hacían palomitas de arroz. Es curioso. Las probasteis? Me gustan mucho las de maíz, no se las de arroz como estarán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se aprende mucho cuando se viaja, y no sólo de las cosas del lugar. Con culturas tan diferentes a la nuestra, pues todavía sorprende más.
      Las palomitas de arroz me recuerdan al arroz inflado, estaban ricas.

      B7sss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.