15 octubre 2014

Camboya: Pnomh Penh, al Palacio Imperial subí y a los Mercados bajé





Apenas pasamos cuatro días en Camboya y me supieron a poco. El país merece más tiempo para conocerlo.

Llegamos a Pnomh Penh en lancha rápida. Cuatro horas de viaje separan Chau Doc en Vietnam de la capital de Camboya, Pnomh Penh. Un alto en la frontera para los trámites del visado y seguimos navegando por el Mekong.
  
 
  
Como me gustan estos recorridos, el viaje se me hace corto.
  
Es mediodía cuando desembarcamos en Pnomh Penh. El tiempo justo para dejar el equipaje en el Sofitel y salimos a aprovechar la tarde.
  
 

  
El recinto del Palacio Imperial es espectacular. Nada más verlo nos recordó al que hace ya muchos años visitamos en Bangkok.
  
Lo recorremos bajo un sol de justicia, pero es tan bonito que no nos importa.
  
 

  
A pesar del calor, nos entretenemos más de la cuenta, pero con tiempo suficiente de darnos una vuelta por el Museo y acabar, cómo no, en el Mercado.
  
 

  
¡La de mercados que hemos visitado estos días! Yo no me canso de ver los puestos de frutas exóticas: Rambután, ojo del Dragón, Bananas, Fruta del Dragón, JackFruit, Sandías de forma alargada, todas ellas están deliciosas.
  
 

  
Algo similar ocurre con las verduras, los puestos son un festival de hortalizas, variedades de acelgas, cebollas, lemongrass, etc. ¡Con lo difícil que resulta encontrar alguna de ellas en España, y aquí las encontramos por todos lados!
  
 

  
También hay puestos de carnes, menos agradables de contemplar, donde junto a la carne cortada ya a trocitos, econtramos como trozos de grasa y casquería, principalmente de cerdo, pollo y algo de ternera. Los únicos pollos que vemos enteros son diminutos, ahora nos explicamos alguno de los platos que hemos comido estos días.
  
 

  
Los puestos de pescado están a nivel de calle, sobre el asfalto. Allí, cuencos con peces y pescados, cangrejos, gambas, una gran variedad de almejas y unas "bolitas verdes" que desconozco si se trata de una especie de alga o de algún vegetal que crece junto al mar. Todas ellas se repiten en los diferentes puestos. 
 
 

  
Por la noche tendremos ocasión de probar estas "bolitas verdes", ¡cómo pican!, son verdadero fuego.
  
 

  
Tras dar un paseo por el exterior del mercado, decidimos pasar al interior. Un anárquico trazado de pasillos separan los puestos de comida, de los ferreteros, de los de recambios de motos, de la peluquería o de las tiendas de souvenirs.
  
 

  
Todo se hace allí dentro. El lugar es bastante oscuro, estrecho y agobiante. Los olores se entremezclan y hace muchísimo calor. Decidimos salir a tomar algo fresco para, después, y antes de que anochezca, visitar el Templo budista Wat Phnom.
 
  


  
No podemos decir que no hemos aprovechado el día con esta visita exprés a Pnomh Penh que a estas horas damos ya por finalizada. Es el momento de refrescarnos en el hotel y salir a cenar. Mañana volamos hacía Siem Reap.
  
  
  
   

4 comentarios:

  1. Que viaje mas chulo, que envidia me das! Un beso guapa

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. B7ssss Pilar, ¡qué bien que te estén gustando!

      Eliminar
  2. LuciaE

    Las frutas y verduras tan distintas a las nuestras.
    Los pollos pequeñitos los traerán los "chinos" aquí seguro para preparar los muslitos de pollo, lo recuerdo, como un sueño, cuando iba con mis hijos pequeños a comer a los chinos, en fechas que no quiero pensar los años que hace.
    El viaje esta siendo bonito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias LucíaE!

      A veces pienso que han sido varios viajes en uno, tantas cosas y tan diferentes!

      B7ssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.