25 septiembre 2014

Clase de Cocina en la Bahía de Halong o cómo preparar Rollitos Vietnamitas


 
 
Navegar por la Bahía de Halong, donde un dragón dormido, al cuál sólo se le ven sus crestas en forma de rocas, descansa, ha sido uno de mis más fuertes deseos viajeros.
 
Al fin, el sueño se cumplió.
 
A bordo de un junco de estilo colonial nos adentramos en la bahía, en ese laberinto de rocas deshabitadas, rodeadas de un halo de misterio y leyenda.
  



  
Quizás la niebla que las medio esconde en la distancia, quizás los mitos, las historias, todo lo que he leido sobre ella, sobre barcos extraviados y marineros que no supieron encontrar la salida, quizás todo esto contribuye a aumentar la leyenda. En mi cabeza la imagen de la película Indochina, con Catherine Deneuve, de espaldas, de negro, en la cubierta de un barco, observando el mar de China.

  

 
Desde la terraza de nuestro camarote, desde la cubierta superior, no me canso de mirar a uno y otro lado, no me harto de tener esta visión de mis retinas. Grandiosa y caprichosa la naturaleza.

  

  
Durante nuestra singladura, que se me hace extremadamente corta, realizamos diferentes visitas: una pequeña playa en la isla de Tip Top, una gruta llamada de las Maravillas, Hang Dau Go, una pequeña montaña con mirador en lo alto, otra gruta ... Nada que pueda superar al simple paisaje, a la sensación de formar parte de él, a ese Mar de China, hoy tranquilo, salpicado por miles de rocas, por la neblina, por el ruido del agua al golpetear el junco.

 
 
    
Al anochecer, con esas últimas luces que da la tarde y las primeras de la noche, todavía más bello. ¿Es posible? Sí, lo es. Las suaves luces de los barcos en el mar simulan a las velas que se depositan a modo de ofrenda en los lagos sagrados. Algo mágico allí sucede.

  

  
Estoy sumida en mis pensamientos cuando nos avisan que va a comenzar la clase de cocina. Aprenderemos a realizar los verdaderos Rollitos Vietnamitas.

El chef, tras explicar cómo hacerlo y montar el primero de los rollitos, solicita nuestra colaboración. sobra decir que aproveché la ocasión para aprender la técnica, no es difícil.

  
      
   
Como no podría ser de otra forma, comparto la receta y lo que aprendí con vosotros.

Ingredientes (Aprox. 10 personas):
Relleno:
  • 500 gr. de Carne de cerdo picada y salteada
  • 150 gr. de Zanahoria rallada
  • 2 Huevos batidos (para untar las obleas)
  • 50 gr. de Cebolla picada
  • 30 gr. de Chalota picada
  • 30 gr. de Champiñones picados
  • 30 gr. de Setas deshidratadas
  • 20 gr. de Ajo picado
  • Obleas de Papel de Arroz (20 - 30 unidades)
  • 50 gr. de hojas de coriandro y menta picadas
  • 20 ml. de Salsa de pescado
  • Sal y Pimienta
 Salsa:
  • 10 ml. de Salsa de Pescado
  • 50 ml. de Agua
  • Azúcar
  • Ajo picado
  • Zumo de medio limón
  • Coriandro, Menta y Chile picado
Elaboración:
  1. En un bol mezclar todos los ingredientes del relleno de los rollitos.
     
  2. Coger una oblea de arroz y humedecerla con ayuda de una servilleta mojada.
     
  3. Con una brocha confeccionada a partir de un tallo de Lemon Grass, untarla con huevo batido.
     
  4. Poner dos cucharadas de la mezcla de los ingredientes y envolver hasta la mitad de la oblea.
     
  5. Con ayuda de los dedos, presionar los extremos del rollito para que quede compacto y doblar los laterales de la oblea hacia dentro.
     
  6. Terminar de envolver el rollito y freir con aceite muy caliente.
      
  7. Preparar la salsa mezclando bien todos los ingredientes y sazonando al gusto.


  

 
Todos participamos en esta clase de cocina y antes de cenar, a modo de aperitivo, probamos los rollitos que habíamos preparado. ¡Exquisitos!

  

 
Pasamos un momento divertido que sirvió para intercambiar risas y conocer al resto de los 18 pasajeros que llevaba el junco.
 
A la hora de la cena, el chef nos preparó un delicioso menú que contenía alguna que otra curiosa combinación:
  • Ensalada de Mango con Escalopes frescos a la plancha
  • Velouté de Semillas de flor de loto con trocitos de Tofu crujiente
  • Gambas con patatas y Vinagreta de Balsámico y Pimienta
  • Paupiette de Ternera asada con risotto crujiente y emulsión de lemongrass
  • Y de postre: ¡Berenjena trufada de chocolate!
   
 
 
La velada en la Bahía de Halong fue maravillosa, yo quería alargarla más y más. Tiene algo de magnetismo que te engancha y no te deja escapar. No se ve, no sé que es, pero se siente una energía especial.
  
Lástima que este pequeño crucero termine al día siguiente, pero lo hemos disfrutado al máximo y hay que proseguir viaje.
  
Dejamos seguir durmiendo al Dragón con su cresta salpicando la bahía.
  
  

 
Más historias de este viaje en:
 

10 comentarios:

  1. Mare meva!! Qué taller más chulo!! Y en situ, estas imagenes son geniales, Carmen, tienen mucho valor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sumum del sumum para alguien que le gustan los viajes y la gastronomía tanto como a mi. No puedo reflejar con palabras cómo lo disfruté!

      Moltes gràcies Marina, m'agrada que t'haja agradat, com sempre. B7sssss

      Eliminar
  2. Madre mía Carmen, no sólo disfrutas de una experiencia única en uno de los lugares más alucinantes del mundo, sino que además, participas en una clase en vivo y en directo. Increíble.
    Yo estuve ahí hace la friolera de 19 años y recuerdo que por muchas fotos o pelis que hubiera visto, no tiene nada que ver la experiencia. Tus fotos demuestran la belleza del lugar, pero no pueden transmitir lo que se siente al disfrutarlo.
    He sentido algo parecido en Nepal, en una barca. levantándonos a las 5 de la mañana para ver si teníamos la suerte de ver el Himalaya, cosa difícil en agosto, pero lo conseguimos y fue increíble. Otro lugar muy especial, el Taj Mahal. Pero así y todo, nada es comparable.
    Gracias por compartir experiencia, viaje y receta. B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más especiales estas vacaciones no han podido ser, no podía pedir más. Creo que coincidimos en gustos y valoramos igual estas cosas, así que me entiendes.

      Gracias por pasarte, me encanta compartiendo estas experiencias con vosotros!

      B7ssss

      Eliminar
  3. Me encantan estas crónicas que estás haciendo de tu viaje... qué bonito todo!!!
    La clase de cocina genial... y qué rico se ve todo :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Aisha! Me resulta complicado resumir en estas crónicas y a veces no sé si me enrollo demasiado o me quedo corta ;-)

      Un placer que os guste y re-viajar, esta vez virtualmente, con vosotros por Vietnam.

      b7ssss

      Eliminar
  4. Qué maravilla de viaje! Qué envidia
    Pero gracias por compartirlo, por las fotos, por la receta...
    Ay (suspiro), ¿te he dicho ya que envidia me das? Ay (suspiro) (otro más) ;)
    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther!
      No siempre se puede y es un viaje que tenía pendiente, al final este año hubo conjunción de todos los astros y cuajó. No pude disfrutarlo más.
      Puedo llegar a "comprender" tu "envidia", porque soy una apasionada de los viajes y si se combinan con la gastronomía ¡Más!, pero no era ese efecto, el de la "envidia", el que quería provocar.

      Sí, ya sé, que lo dices en sentido figurado.

      B7sss y muchas gracias por el comentario

      Eliminar
  5. Qué bonito Carmen, el paisaje y las clases de cocina en Vietnam, cuánto habrás disfrutado. Gracias por contárnoslo.

    ResponderEliminar
  6. LuciaE

    Uff! Que bonito, el lugar es increíble y además has tenido una clase de cocina, eso no me lo imaginaba. Tienes suerte de haber estado allí y para mi que lo compartas, ha sido lo más parecido a vivirlo, ya que nunca haré este viaje y no será por ganas. Me ha gustado muchísimo.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.