13 octubre 2013

Lisboa tiene un Secreto: Los Pastéis de Belém


Dulces, de hojaldre crujiente, rellenos de una crema suave y tibia que invade la boca y seduce al paladar, así son los Pastéis de Belém.
  
Voy pensando en estas Tartaletas de Crema en el tranvía nº 15 con dirección a Belém, repetimos trayecto. Es como un "déjà vu" y es que hace tan sólo unas horas estábamos montados en el mismo tranvía, con el mismo destino.

El día anterior no pudimos resistir más la tentación. Dos días en Lisboa sin acercarnos a comer estos pasteles era resistir demasiado, por lo que al caer la tarde nos acercamos a probarlos, sabiendo que volveríamos al día siguiente.
  
Ahora repetimos visita. Miguel Clarinha, gerente de la Casa Pastéis de Belém, nos espera para mostrarnos
el obrador y todo el proceso de elaboración de estos deliciosos pastelitos.
  
Cuando llegamos, la puerta de la pastelería está abarrotada de gente. Siempre está así. Lisboetas que saben donde se fabrican los mejores Pastéis de Belém y turistas que no quieren dejar Lisboa sin tener la oportunidad de degustar esta delicia. Viendo las colas de espera, aunque la atención es rápida, se comprende por que se venden diariamente más de 20.000 pastelitos.

  
Miguel nos recibe con una sonrisa y nos guía en la visita al obrador derrochando amabilidad y respondiendo pacientemente a todas nuestras preguntas. Sin duda, uno de nuestros mejores momentos en Lisboa.

  
Como bien reza el cartel de la entrada, es el único lugar donde, desde 1837, se elaboran los verdaderos Pasteles de Belém y, por tanto, el mejor sitio donde degustarlos.
  
El secreto de su éxito está bien guardado. Sólo lo conocen tres de sus maestros pasteleros, pero, sin lugar a dudas, es debido a la exquisita crema de la que van rellenos, y que a todos nos gustaría saber imitar. Esta crema la preparan diariamente en una sala donde sólo pueden entrar ellos, la Oficina do Segredo, de forma que la confidencialidad está asegurada.
  
El origen de los  Pastéis de Belém se encuentra en el vecino Monasterio de los Jerónimos donde existía una refinería de caña de azúcar y una tienda donde se vendían los pasteles que allí se elaboraban.
   
En 1834, el monasterio cerró sus puertas a causa de la Revolución Liberal, pero parece ser que los derechos de la receta de los Pasteles de Belém fueron vendidos a Domingos Rafael Alvés, quien en 1837 abrió un local donde se siguieron elaborando y vendiendo estos pastelitos.
  
Desde entonces la receta ha permanecido en secreto y sólo es conocida por sus maestros pasteleros, quienes la siguen elaborando de manera artesanal en su "Taller Secreto".
  
Su fabricación ha permanecido inalterable hasta nuestros días y Miguel Clarinha nos cuenta que sólo los elaboran con una selección de los mejores productos, lo cuál contribuye a su calidad y a su éxito.

   
Poco ha cambiado desde que comenzaron a fabricarlos hace ya casi 200 años. Para la masa de hojaldre utilizan margarina vegetal y la disponen en bloques como si se tratara de grandes masas de panes alargados. Después la estiran y van cortando trocitos para recubrir los moldes.
 
  
Todo este proceso es manual, realizado por mujeres, que con dedos habilidosos van sellando la masa al molde.

  
Mientras, las grandes ollas con la crema precocinada reposa en una sala contigua a la Oficina do Segredo. Hay que esperar a que su temperatura descienda un poco antes de ser utilizada.

  
A continuación, se rellenan los moldes. Esta es la única parte del proceso que no es del todo manual. Desde hace tan solo 5 años, una máquina deposita la cantidad exacta en cada una de las tartaletas.


Durante este proceso un pastelero se encarga de ir poniendo y quitando las bandejas con las tartaletas en dicha máquina.


Estas bandejas van directamente al horno que, según nos indican, está a 400ºC. En 20 min. los pasteles estarán listos, aunque a mitad de cocción se le da la vuelta a la bandeja para que todos queden cocinados de manera homogénea.

  
Tras su paso por el horno se dejan enfriar un poco y se van desmoldando, poniendo los pastelitos uno sobre otro, de dos en dos, para que ocupen menos espacio y los clientes puedan saborearlos calentitos.

  
Ya tenemos listos los Pastéis de Belém, sólo queda espolvorearlos con azúcar glas y canela. Un bocado dulce y delicioso que atrapará a nuestros paladares.

  
En nuestra segunda visita, nos vamos obsequiados con una cajita de pastelitos que, por cierto, no duró mucho tiempo y es que saber que los tienes ahí y no comerlos, resulta casi imposible.
  

  
Muito Obrigada Miguel.
Agradecidos por que nos hayas dedicado tan amablemente tu tiempo y compartir unos momentos tan deliciosos.
  
Sin duda alguna, la Casa Pastéis de Belém será visita obligada, siempre que esté de paso por Lisboa. Os dejo la dirección para que tampoco os perdáis estos exquisitos pastelitos cuando visitéis Lisboa:

Rua de Belém, 84 a 92
Belém - Lisboa

Otras sugerencias: Oporto: De Bodegas donde el Duero se convierte en Mar

 

24 comentarios:

  1. Qué ilusión me ha hecho ver la pasteleria por dentro y conocer el proceso de elaboración, yo no se lo que es si algún ingrediente secreto o la alegria de verse alli en una ciudad tan divina con el monasterio al lado y el tajo enmarcando el horizonte pero son bellos e inolvidables momentos de dulzura en tu vida que se vuelven inolvidables en el recuerdo, ni las mejores manos podría recontruir lo vivido .. el pastelito a lo mejor si pero lo vivido nunca. Muchas gracias querida Carmen por hacerme revivir esos momentos de ternura..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegra de que este tipo de post traiga tan buenos recuerdos y no sólo gastronómicos.
      Los pastelitos son especiales, yo tampoco sé lo que es, aunque no podré resistirme e intentaré imitarlos, aunque se quedará en eso, en una imitación.
      Quizás el secreto es el cúmulo de ingredientes que lo componen y que lo rodean. Y mucho amor. Ver a aquellas señoras moldeando las tartaletas una a una ¡es amor por la gastronomía!

      B7sss Helena

      Eliminar
  2. Me has dado en mi tecla de debilidad! los adoro y tal como Helena dice a mi me traen unos recuerdos magicos, mi primer viaje con mi pareja y el más bonito que hemos hecho juntos! Me comi 6 pastelillos de estos y los adoro! gracias por este maravilloso post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!
      Lo que le decía a Helena, me encanta traer tan buenos recuerdos pero con Lisboa y estos pastelitos, otra cosa parece imposible.

      B7ssss

      Eliminar
  3. a mi me apasionan, he publicado el año pasado una receta que puede aproximarse, jajaj, es el secreto mejor guardado junto con la fórmula de la cocacola, enhorabuena tu post es magnífico. bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues le echaré un ojito Marga, aunque más o menos tenía pensado cómo hacerlos .... no me saldrán igual, pero algo es algo.

      Muchas gracias!!! B7sss

      Eliminar
  4. Vaig tastar-los quan vaig estar a Lisboa! Bons i suaus. Que bé veure com es fan!! Gràcies per compartir, Carmen! Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Són un plaer pels sentits!!!

      Gràcies Marina! B7ssss

      Eliminar
  5. Que lujo Carmen!!! Tiene que ser un placer estar en el obrador y ver como realizan tan ricos manjares, que por cierto, aún no he probado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza me hizo mucha ilusión poderlo visitar y la atención que tuvimos por parte de Miguel fue excepcional.

      Cuando tengas ocasión pruébalos, son delicados y ricos!!!

      b7sss

      Eliminar
  6. Se me hace la boca agua viendo estas fotos. Munnnn que pinta.!
    Que tengas una buena semana. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini y a mi! y eso que me he puesto morada allí!
      Buena semana a ti también! B7sss

      Eliminar
  7. I will be in Lisboa at first of november, so I will taste this amazing dish! Thanks for your post full of news and information! Best regards, Ada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. You will pass a good time at Lisboa and these little and sweet cakes are really delicious!!

      Remember, tramway number 15 at Commerce Square ;-)
      Best regards!

      Eliminar
  8. Me ha gustado muchísimo lo que nos cuentas. Espero probarlos pronto. Besos. LuciaE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro! Pero es que este sitio es como para no gustar ;-)
      B7ssss

      Eliminar
  9. Me ha encantado ver todo el proceso de elaboración, magnífico reportaje Carmen. Como todo el que pasa por Lisboa yo también he tenido el placer de probarlos y tienes razón, son un deleite para el paladar. Me imagino como has disfrutado de esta experiencia. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tú sabes bien de que te hablo, es que .... están de ricos!!!

      B7ssss

      Eliminar
  10. Genial...m e moría de ganas de ver ese local por dentro, ver como los hacían. Yo viví de pequeña en Lisboa y estos pastelitos me pirran. Pero aún no he encontrado ninguna receta que sea "la receta". Seguiremos esperando. De momento me ha encantado ver la fábrica por dentro.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una preciosidad ver cómo se elaboran estos pastelitos, pero que te voy a contar a ti que tuviste la suerte de vivir allí.
      La receta será difícil alcanzar la misma, pero lo intentaremos.

      B7sssss

      Eliminar
  11. FANTASTICA RECETA Y SUPER FACIL JAJA DE LAS QUE A MI ME GUSTAN,, GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La receta no lo sé.... supongo, la visita sí, fácil y encantadora ;-)

      B7ssss

      Eliminar
  12. Estuve en la pastelería cuando visité Lisboa y no he podido olvidar estos pastelitos, qué delicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña Rosa, yo me acerqué dos veces, son los mejores que he probado con diferencia!!!

      B7ssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.