21 agosto 2013

Restaurante Casa Salvador, disfrutando junto a l'Estany de Cullera

La otra noche volví a Casa Salvador. Fue como casi siempre, muy agradable. Enseguida me vinieron a la memoria los recuerdos de como nos conocimos, el restaurante y yo ;-), y me di cuenta que aunque esta historia ya la había contado, no lo había hecho aquí, en mi blog. Demasiados sentimientos, un cariño especial, como para que quedara olvidada y no haceros partícipes. Era hora de compartirla.
  
Conocí el Restaurante Casa Salvador una noche de verano de hace… me da vértigo pensarlo, ¿20 años?
Cenamos en la terraza, junto a l’Estany de Cullera, donde sólo se escuchaba la música de los grillos y, de tanto en tanto, el chapoteo de algún pez en el agua.
   
No os sorprenderá si digo que quedé enamorada del lugar, y que a partir de ahí, y aunque está a un paseo largo de Valencia, con mayor o menor frecuencia, tuvimos nuestras citas (el restaurante y yo ;-)
  
Citas para cenar en verano, donde olvidarse del bullicio de la ciudad y del trabajo, después de la semana laboral.
   
Citas para tomar un buen Arroz del Senyoret (arroz de marisco pelado), los domingos de otoño e invierno, al sol, resguardados por el porche y la orientación a poniente de la terraza.
  
Citas familiares o citas con amigos, para cenar en el interior, junto a la chimenea, o en el exterior, mientras los niños echaban migas de pan a los patos y peces de L’Estany y los mayores tomábamos el aperitivo.
  
Siempre era un acierto, un valor seguro, a todos gustaba, tanto el lugar, situado en un marco incomparable, y aquí esta socorrida frase sí que hace justicia, como su tradicional cocina mediterránea.
    
  
Pasaban los años, Casa Salvador fue remodelado, ampliado, la terraza se extendió e incluso se instalaron unos chorritos de agua en el porche que refrescaban el ambiente los días y las noches de ese verano húmedo al que nos tiene acostumbrados Valencia.
     

Conforme pasaba el tiempo era más difícil hacer una reserva, su cocina mediterránea especializada en arroces, platos típicos valencianos, pescados, carnes, su delicioso helado de naranja, que luego dejaron de ofrecer, cada vez eran más célebres.  La gastronomía y el entorno acompañaban.
  
Hace unos pocos años dejamos de ir. Digamos que una “cita” no resultó como esperábamos y lo que aquel día elegimos, tampoco salió como recordábamos de otras ocasiones.
  
Vale, puede que sea algo “rencorosa” para estas cosas, el caso es que Casa Salvador y yo dejamos de vernos. Ya no iba con amigos, ni llevaba a la familia, y cuando alguno de ellos lo recordaba, simplemente yo proponía una alternativa.
      
   
Transcurrido un tiempo, quedan los buenos recuerdos y los no tan afortunados se diluyen, así que el pasado otoño, justo antes de las fiestas navideñas, pregunté en casa: ¿Le damos una segunda oportunidad?
  
Y así fue como nos reconciliamos. Un domingo soleado de finales de otoño, en la terraza, junto a L’Estany de Cullera. Testigos: una buena ensalada, unas tellinas y un delicioso Arroz del Senyoret acompañado de un Chardonnay Blanco chileno de BodegasTorres, el Santa Digna. Vino que me hizo caer en sus redes durante la cata de vinos chilenos que Bodega Montaña había celebrado unas semanas antes.
         
    
Unos postres que tenían por protagonista al chocolate, pusieron el broche final a aquella cita. Resultado, más que satisfactorio.
 
¿Se puede pedir más a una mañana de domingo otoñal? 
    
     
Nosotros ahora en pleno verano hemos pasado una agradable velada. Por si vosotros queréis tener también vuestra “cita” con Casa Salvador, a continuación indico sus coordenadas.

Casa Salvador
L’Estany de Cullera (Valencia)
Teléfono: 96.172.01.36
Email: casasalvador@casasalvador.com
  
    ¡Espero que lo disfrutéis!
  
  

8 comentarios :

  1. Coordenadas apuntadas ,cuando vuelva a Valencia lo visitaremos
    Un beso Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este ya te lo tenía yo preparado, está fuera de Valencia, pero te lo reservo.

      B7ssss

      Eliminar
  2. Me parece un entorno ideal para una velada con amigos, relajante, acogedor, natural. El tipo de restaurantes que me encanta..cuando vaya por la zona intentare ir, con seguridad. Gracias preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vienes por aquí avisa que te "muestro" el camino.

      Por la noche, en verano, tiene su encanto, resulta como dos restaurantes diferentes.

      B7ssss

      Eliminar
  3. Me encanta este sitio, llevamos varios años celebrando allí, mi marido y yo, nuestro aniversario. Tengo la suerte de que es el 27 de Junio y podemos disfrutar de la caída del sol.
    Yo siempre lo recomiendo para cenar, el ambiente dominguero no me gusta tanto, aunque la comida siempre esté igual de buena. Sí que he oído algún comentario negativo, como algún precio elevado en algo fuera de carta. Y yo misma tengo un mal recuerdo de un arroz que no me terminó, el "allipebrado". Pero es que yo no soy tan rencorosa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver los atardeceres allí es precioso ¡buen lugar para celebrar tu cumpleaños!
      A mi en estas fechas me gusta para cenar, se está tan bien!!!!

      Durante el invierno y otoño, de vez en cuando nos acercamos a comer .... ahora ya se me ha olvidado aquel día que las cosas no salían como se esperaban. Imagino que en todos los sitios cuecen habas y si frecuentas mucho un sitio, al final un día no será todo tan especial.

      B7sss

      Eliminar
  4. hola bonito!! vaya sitio precioso me ha encantado conocerlo aunque no sea en persona. un besoteeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito, bonito y se come muy bien.
      Cuando estés en la zona no dudes en pasarte.

      B7sss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.