23 mayo 2013

Bodega Celler del Roure ... Un Paseo por la Toscana Valenciana


Conocía ya los vinos de Bodega Celler del Roure pero no conocía su bodega y sentía mucha curiosidad. Sabía que tenía algo especial. Por eso cuando hace un par de meses Proava organizó una cata de sus vinos, no me la quise perder.

Allí conocí a Pablo Calatayud, propietario de la bodega familiar, que con su pasión me transmitió la necesidad de darme una vuelta por aquellas tierras, Terres dels Alforins. Confieso que ya llevaba mucho tiempo queriéndolo hacer, así que una preciosa mañana de primavera hacía allá nos dirigimos.

La bodega está situada entre Moixent y Fontanars dels Alforins, justo a los pies del poblado ibérico La Bástida de les Alcusses, en un entorno privilegiado que algunos llaman la Toscana Valenciana. Y no exageran con esa denominación, realmente es una zona preciosa.

Como era principio de primavera, las tonalidades verdes y las amapolas impregnaban todo el paisaje. Ya me gustaría verlo a finales de septiembre, justo antes de la vendimia, el colorido será todavía más espectacular.
  
    
Cuando llegamos a la bodega nos recibió el padre de Pablo, que además fue quien nos acompañó durante la visita. Nos contó los orígenes de la bodega, allá por el 1996, la importancia de trabajar despacio, de no querer obtener resultados rápidos, de buscar la calidad.
 
  
Visitamos la antigua almazara, las nuevas instalaciones, todas muy bien integradas en el paisaje. Y en los exteriores me llamaron la atención una especie de chimeneas que salpican el terreno,  son los respiraderos de la Bodega Fonda. Me recordaron enseguida a las que vi en Peñafiel.

La Bodega Fonda se encuentra excavada en el subsuelo, a unos 6 metros de profundidad respecto de la nueva bodega. Se desconocen sus verdaderos orígenes, pues aunque está documentado que ya en el siglo XVII allí se elaboraba vino, se cree que su origen es mucho más anterior.

Dispone de unas 100 tinajas, un concepto totalmente diferente al de las barricas de roble, que ahora en el Celler del Roure han restaurado e incluso las están utilizando para elaborar vino.
   


En Bodega Celler del Roure han recuperado una variedad de uva autóctona, Mandó, que se adapta muy bien a los suelos del terreno, generalmente pobres en materia orgánica. También han introducido otras variedades como Monastrell, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot y Petit Verdot, según la parcela cultivada. Su afán es cultivar lo que mejor se adapte al terreno.

Los primeros vinos que sacaron al mercado fueron los tintos Maduresa y Les Alcusses. Después llegaron Cullerot, un blanco, y Setze Gallets, otro tinto con una bonita historia que no os desvelo para que os veáis obligados a visitar la bodega.


Tras la cata y "aprovisionamiento" de unas botellas nos acercamos a Fontanars dels Alforins, donde comimos. Si váis por la zona os recomiendo que hagáis una parada gastronómica en Casa Julio, será la guinda del pastel de un día extraordinario.
  
     
Y aprovechando que los días son más largos, ya de vuelta, nos pasamos por La Bastida de Les Alcusses, uno de los poblados íberos más importantes y del que se han hecho interesantes descubrimientos arqueológicos.

Impresionantes también las vistas que desde allí, desde lo alto de la Serra Grossa se divisan.
 

Muy recomendable una escapada por estas tierras, les Terres dels Alforins. ¡Volveremos!

  

10 comentarios :

  1. Quina gran visita, Carmen! Visitar cellers és un dels meus esports preferits... he he he. Les aromes, que emanen de tot arreu, de les parets, de les tines, de la bodega... es nota que vau disfrutar molt! I vau enganxar un dia molt bonic, gràcies per compartir-lo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en tu zona tú lo tienes fácil ¿eh?

      A mi también me encanta el turismo enólogico, en cuanto que puedo me escapo!!!!!

      Esa zona "la Toscana Valenciana" la conocía desde la carretera, adentrarte un poco en ella merece la pena y a principios de primavera está precioso.

      B7sss Marina!

      Eliminar
  2. MUY BONITO,LO QUE NOS PONES,DARIA GUSTO ENTRAR EN ELLA,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bodega muy bonita, con algo especial, de las que calan hondo y cuando los oyes a ellos contar su historia ......más todavía.

      La zona preciosa, en primavera llena de verde y amapolas ¡hacía tiempo que no veía tantas amapolas!

      B7sss

      Eliminar
  3. alaaaaa que chulada ¡¡¡¡¡ gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debora esta dirección apuntala en la agenda, no basta con probar los vinos, hay que visitar los lugares donde se producen.

      B7sss

      Eliminar
  4. Hermoso paisaje, interesante informacion te dan deseos de conocer el lugar, gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana me alegro de haberte causado esa sensación por que es justo lo que pretendo cuando doy a conocer los sitios que me gustan.

      Cuando en otros blogs leo acerca de escapadas, busco eso, que me enganche y me creen la necesidad de vivirlo por mi misma.

      B7ssss y quedate por aquí, si te van las escapadas hay unas cuantas.

      Eliminar
  5. Qué chulo guapa! a mi todo lo que sea oler me gusta jajaja

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, oler y beber también ¡que hay buenos vinos!

      B7ssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.