22 febrero 2012

Bolonia: Un par de direcciones con encanto


Como quien nos conoce sabe cuáles son nuestras debilidades, Papá Noel y los Reyes Magos no iban a ser menos, y el año pasado se aliaron y nos trajeron una escapada a Bolonia.
  
¡Bolonia! Con lo que nos gusta Italia, su cultura, sus monumentos, su gastronomía, ¡qué bien, cuánto íbamos a disfrutar!

Enseguida comenzamos a preparar la escapada y a buscar información de todo tipo relacionada con esta ciudad, situada al norte de Italia, en la región de la Emilia-Romana y popularmente conocida como "La Dotta, la Grossa, la Rossa"

¿Sabéis el por qué de este sobrenombre? Hummmm, no, no os lo voy a contar ahora, creo que eso lo dejaré para otro día.

Hoy os traigo un par de direcciones de esas con encanto de esta ciudad: la primera corresponde a una ferretería. Sí, sí habéis leido  bien, una ferretería. La segunda es de un restaurante con mucho sabor. Del resto de esta ciudad, de la que hay mucho que contar, prometo hablaros en otra ocasión.

Hacía mucho frío, fuimos en pleno invierno, pero ello no fue impedimento para que invirtiéramos cada uno de los minutos disponibles en conocer la ciudad. 

Acabábamos de subir a la Torre Asinelli, desde donde pudimos observar Bolonia a vista de pájaro, y nos dirigíamos hacia las iglesias de San Stefano. Por cierto, ¡unas vistas increibles! no dejéis de subir a ella si visitáis Bolonia, los 498 escalones merecen la pena. 

Las iglesias de San Stefano, en total son 7, las habíamos visitado el día anterior, pero era sábado y el segundo sábado de cada mes, en los alrededores, se celebra un mercadillo de antigüedades y a mi me divierte mucho rebuscar y encontrar "pequeños tesoros" en ellos.  
 
Ese día no hubo suerte, no encontré nada que me cautivara. 

Seré sincera: no encontré nada que me cautivara en el mercadillo, pero de camino a él y bajo los soportales de la Strada Maggiore, descubrí una tienda de esas con solera, vamos, de las de toda la vida, llena, entre otras cosas de artilugios, instrumentos y cacharros relacionados con la cocina.

Sobra deciros que me faltó tiempo para realizar un giro brusco de 90 grados y entrar en aquella ferretería. 

Los ojos se me salían de las órbitas ante las montañas de moldes de Panettone, Pandoro, figuras para bizcochos, carnes, pescados, máquinas para hacer pasta, etc. etc. 

En mi cabeza sólo cabía una pregunta: "¿cómo voy a meter lo que aquí compre en la maleta?"
Y tenía que caber en la maleta, por que habíamos volado con Ryanair y sin facturar equipaje, ya sabéis de que estoy hablando.....

Salí cargada, ¡y tanto!, ¡faltaría más!. Encima mi marido me animaba: "¿Y no te llevas esto?"
Jajajaja, a veces, no sé quien es más inconsciente de los dos. 
   
Sí, ya sé, ahora os estaréis preguntando qué diablos compré que no podía comprar de regreso a España. Pues unos moldes y otros utensilios, que seguro  que si busco acabo encontrándolos por aquí, pero que le voy a hacer, tengo esas manías. ¡No puedo evitarlo!

Os dejo uno de los moldes que me traje, el del pescado y que utilizo para mis pasteles y pudings marineros. ¡Quedan tan graciosos!
  
 
¡Ah! Se me olvidaba, tanto hablar y hablar ... os dejo la dirección y un enlace a su situación en el mapa:
   

Y como todo no fueron compras, sino que disfrutamos y bien de la gastronomía de la ciudad, ¡qué pena no tener más días!, os traigo también una recomendación gastronómica.

Se trata de la Osteria dell'Orsa, un pequeño restaurante situado en el barrio universitario con auténticas  especialidades boloñesas y que nosotros visitamos en más de una ocasión. El local es completamente informal, muy acogedor, con un amplio horario de apertura, una extensa y muy variada carta, además de unos platos especiales de pasta diferentes cada día. Si a ello le añadimos unos buenos Lambruscos, ya os imagináis cuánto disfrutamos.
   
¡Me está entrando hambre sólo con recordarlo! Os dejo también la dirección y el enlace:
 
Y ya me contaréis qué os parecen este par de direcciones cuando visitéis Bolonia.

9 comentarios:

  1. No lo relatas tan bonito, que parece que ya he estado allí, gracias por contarnos tus andanzas
    besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso no es todo, que me he dejado muchas cosas por contar.

      ¡Cuando veas los mercados y las tiendas!

      Yo quiero volver ya!!!

      B7sss

      Eliminar
  2. ¡Chiquilla pero ustedes sí que saben! ¡Qué excursiones y viajes hacéis y qué desconsuelo! La próxima, en la maleta, vamos, que me ofrezco voluntaria para que me metas dentro. Eso sí, con unos agujeritos, ¿vale? Besos. ¡Ah, estoy de concurso. Tal vez te interese darte un salto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rous!

      Intentamos aprovechar el tiempo lo máximo posible. Así que en cuanto sale una ocasión, ni nos lo pensamos.

      He visto rápidamente tu concurso ¡estás de aniversario!. Prometo pasarme con más detenimiento a ver qué sorpresas nos preparas.

      Un beso guapa

      Eliminar
  3. ¡Maravilloso viaje! Tengo que decir con pena que no conozco Italia, ojalá pueda cambiar esto algún día, y ten por seguro que me llevaré tus comentarios como guía...y ya estoy esperando la segunda parte...Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una escapada de fin de semana, seguro que encuentras una ocasión para ir y así ya tendrás algo más de información, jejejejeje.

      La segunda parte la dejo para más adelante ¿vale?

      B7ssss

      Eliminar
  4. Y seguro que yo también me habría venido cargada de cacharros...Jajaja...una vez tuvimos que comprar una maletita pequeñita para meter las compras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudo y teniendo en cuenta que he puesto la dirección, pues ya no te queda otro remedio, jajaja.

      Para los viajes yo voy con lo básico, pero me vuelvo cargada. A veces pienso que pensarán los de las aduanas cuando vean lo que llevo en la maleta al pasarla por el escáner, jajajaja.

      B7sss

      Eliminar
    2. La mayoría pensarán otra loca de la cocina como mi mari...jajaja...

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.