18 enero 2012

Ribera del Duero: Abadía Retuerta y los Rubíes de Valentine

Fuente: Fotografía cedida por Abadía Retuerta. S.A.
Al menos una vez al año solemos hacer una escapada enológica, de mayor o menor duración. Nos preparamos algo, unos días de permiso, y allá que nos vamos a visitar alguna bodeguita.

No es que seamos grandes entendidos en vino, pero nos gusta el ambiente y conocer más sobre el tema.

Hace unos meses, andaba preparando yo unos días por la Ribera del Duero, intentando mezclar naturaleza, con visitas culturales, gastronómicas y enológicas, cuando, ya no recuerdo cómo, conocí de la existencia de Abadía Retuerta.

Visité su página web y conforme más y más leía, más claro tenía que debíamos que visitarla.

La abadía se encuentra en el término de Sardón del Duero, a pocos kilómetros de Valladolid. Se encuentra rodeada por casi 700 hectáreas de las que más de la mitad son bosque y monte, y en los que podemos encontrar diferentes variedades autóctonas. El resto está dividido en pagos, hasta un total de 54, dedicados cada uno al cultivo de una variedad de uvas dependiendo de la composición del suelo.  
Fuente: Composición creada con fotografías cedidas por Abadía Retuerta, S.A.
Las visitas son personalizadas.
Nosotros visitamos parte de los diferentes pagos y de los bosques a bordo de un 4x4 conducido por personal de Abadía Retuerta, quien de vez en cuando realizaba paradas para que pudiéramos disfrutar del entorno.

Tras la pequeña excursión por los pagos nos dirigimos a las instalaciones donde se realiza todo el proceso con la uva: los racimos se seleccionan a mano y todas las fases están sometido a un alto contro de calidad.

Hay que decir, que el proyecto técnico de esta bodega está dirigido por el francés Pascal Delbeck, quien ha introducido técnicas exclusivas para conseguir una mejor calidad.
  
Fuente: Composición creada con fotografías cedidas por Abadía Retuerta, S.A.

Pero si el emplazamiento, el paseo por los pagos y viñedos y la visita a las instalaciones ya la hacen diferente a la mayoría de las bodegas, lo que termina de hacerla especial es el antiguo monasterio, la Abadía Retuerta.

La Abadía de estilo románico y barroco, es donde las visitas hacen las catas. Recientemente, ha sido convertida en un hotel de 5 estrellas, Le Domaine, donde ha primado el respeto al edificio histórico y se han logrado restaurar valiosos elementos artísticos como los frescos de la iglesia y el refectorio.
  

El  Refectorio es donde en la actualidad se encuentra ubicado el restaurante, lugar donde tuvimos ocasión de disfrutar de un almuerzo  inolvidable acompañado de la degustación de algunos de los vinos de Abadía Retuerta.

Como no, para poner el broche a aquella visita, nos pasamos por la tienda, donde hicimos acopio de algunas botellas y donde compré la Sal de Vino.

   
Sabéis que siempre me agrada venirme cargada de los viajes con algo especial. En este caso fue la Sal de Vino, la cuál ya me habéis visto utilizar en algún que otro plato.

La Sal de Vino te cautiva con sólo mirarla y es que ¡tiene un color!.  Allí nos contaron que la han creado tras una labor de investigación basada en una receta francesa del siglo XVI llamada los "Rubíes de Valentine".

Partiendo de la flor de sal de la isla de Ré, aromatizándola con especias y macerándola con los vinos de Abadía Retuerta, han logrado esta "Especia Púrpura".

Sin lugar a dudas, aporta a los platos un toque especial de aroma y sabor, y por supuesto, de color. Y como habéis podido comprobar, hace que platos sencillos, como unas verduras al vapor, resulten sofisticados.

¡No olvidéis visitarla si os encontráis cerca de allí!

Receta relacionada: Verduras al vapor con Virutas de Foie y Cebollas Caramelizadas
     

8 comentarios :

  1. ¡¡Y tan cerquita que la tengo !!!
    el mes pasado estuve en las puertas
    ¡¡ que viajes más chulos que haceis !
    el proximo que hagas por esta tierra te acompaño
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Ay, estuviste a las puertas y no entraste. Venga, pontelo en pendientes, que seguro que te gusta.

    Cuando vuelva por ahí, te aviso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el relato y el lugar.Gracias por compartir tu experiencia y por enseñarnos detalles tan curiosos como esta sal de vino. Una historia preciosa, me ha recordado una estancia en la Hacienda Zorita, que te recomiendo. Nosotros apuntamos La Abadía Retuerta para la próxima visita al Duero. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué desconsuelo! ¡Mira que me queda lejos! Me encanta la Península pues uno puede coger el coche y viajar. ¡Aquí es complicado, sin avión no hay nada que hacer! Tomo nota porque me ha encantado. Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Caty, la Hacienda Zorita la tengo "controlada" a ver cuando me puedo escapar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Rous, tú ve anotando y cuando vengas te preparas una buena ruta por la península.

    Un beso muy grande. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. Carmen, me encanta el post!! No lo había visto, y que casualidad que hace dos semanas nos fuimos a pasar un fin de semana a una casa rural en Avila (El milano real) y en su menú de invierno, nos pusieron un vino que nos encantó...pues bien era un Abadía Retuerta selección especial 08, que sabor, que bueno!! Así que gracias por enseñarnos donde está y las cosas tan bonitas que tienen. Ahora voy a ver si convenzo a mi costilla para que me lleve allí ;)
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que te encantara Belén, en esta zona nosotros descubrimos cosas maravillosas, vamos, que quedamos prendados.

      Gracias por dejar tu opinión y convence a tu pareja que seguro que le encantará, luego lo tendrás hablando continuamente de esta zona.

      B7SSSSSSSSS

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.