31 diciembre 2011

Valencia: Mercado Central ... ¡Es Sábado!


¡Es sábado!

El sábado, sin lugar a dudas, es mi día de la semana favorito. ¡Me gusta hasta como suena!

¿Por qué? Pues, por que parece que es más largo que cualquiera de los otros seis días. Sí, si, con más horas, y ello me da de sí como para hacer un variadillo de actividades. Algunas que, por motivos profesionales, sólo puedo realizar en este día y otras por que las voy dejando para cuando tenga más tiempo-seguido, imagino que sabéis a que me refiero.

El sábado, en casa, nos levantamos tranquilamente, sin prisas pero sin pausas. Nos tomamos el desayuno disfrutándolo, sin la presión del "entresemana" y hacemos la lista de la compra:
  
¡Nos vamos al mercado!

La visita sabatina al mercado se ha convertido en un ritual en nuestra casa. Raro es el fin de semana que faltamos a la cita y que ello no  es debido a que nos encontramos fuera de la ciudad. 

Al principio íbamos andando, en bici o en autobús, por que coger el coche y soportar la cola de entrada al aparcamiento podía cambiarnos el buen humor con el que nos habíamos levantado. Ahora, después de la instalación por toda la ciudad de las estaciones de bicicletas de alquiler del ayuntamiento, Valenbisi, casi siempre las utilizamos como medio de transporte. Tienen unas cestas grandísimas en las que caben perfectamente unas "bolsas-carro-plegable-con-ruedas" que tenemos. Y como vamos los dos, con un par de estas bolsas y una mochila para cosas muy delicadas, tenemos más que suficiente para la compra de la semana.
¡Y problema de transporte y aparcamiento solucionado!

Así después de la compra, aprovechamos y nos tomamos nuestro segundo desayuno en El Parisien, justo en la parte de atrás del mercado. ¿Váis entendiendo por que me gustan los sábados?
 
Por hacer un poco de historia, comentar que el mercado surgió en la Valencia árabe, alrededor de la mezquita, en un laberinto de calles y plazuelas cuyo nombre hacía referencia a la actividad que desarrollaban y que todavía hoy en día podemos encontrar: Bolsería, la plaza de la Paja, de las mantas, etc.   
   
Sobre aquel primer mercado, otros se fueron asentando, hasta que a principios del siglo pasado se comenzó con la construcción del actual mercado, situado justo enfrente de la Lonja de la Seda y al lado de la Iglesia de los Santos Juanes.
   

Ocupa una superficie de más de 8.000 metros y en él destacan dos cúpulas de hierro, cristal y cerámica,  y  lo hacen inconfundible, como no, las veletas que las coronan: la de la cotorra, la más conocida, y la del pez espada.
  
La distribución del interior es muy cómoda. Los puestos están situados a lo largo de una serie de calles rectilíneas atravesadas por dos vías más anchas.

En el interior del mercado se venden toda clase de productos: de primera necesidad  como pescados, carnes, verduras, generalmente de calidad superior a los que podemos encontrar en los supermercados habituales. Pero cada vez más, nos encontramos con puestos especializados en productos de otros países, otros tipos de puestos que yo llamo delicatessen, por que los ojos se me van detrás de ellos, y puestos de comidas preparadas o semipreparadas.  


Todos los puestos tienen una presentación inmejorable. Algunos, por el tipo de productos que venden, parecen verdaderas joyerías gastronómicas. Pero, incluso hasta el más sencillo, aquél que sólo ofrece los productos que se cultivan en su huerta y en el que trabaja toda la familia, tiene un atractivo al que no podemos escapar.


Llevo muchos años comprando en el mercado, poco a poco, y sin saber cómo, unos puestos acaban siendo de tu confianza y acabas acercándote a ellos cada vez que visitas el mercado. ¡Eso es buena señal! Síntoma de que nos sentimos satisfechos con nuestra compra.

Y llegado este momento, no puedo dejar de mencionar a Tere y a Rosa, de Frutas Tere, un puesto de frutas y verduras situado justo detrás de la fuente que da entrada al pabellón de pescadería, y que es el primero que visito cuando voy al mercado.

La mayoría de las recetas que cocino son realizadas con los productos que ellas venden. Siempre con su sonrisa y su amabilidad.

Yo les comienzo a hacer el pedido que llevo anotado y al final:

- "¿Alguna cosita más?", me preguntan.
- "Nada más. Por hoy, hemos terminado.", respondo yo.
- "¿Quieres perejil?", me recuerda una de ellas.
- El perejil! Siempre se me olvida anotar el perejil.", y asiento yo con la cabeza.

No sé cuántas veces se me hubiera olvidado el perejil de no ser por ellas.

También destacar el trato especial que le dan a mi marido, esas raras veces en que no podemos ir juntos  al mercado. Ellas le ayudan para que no se le olvide nada de nada, ni lo de la lista, ni lo que se me ha olvidado anotar a mí. ¡Y lo contento que él vuelve, con la satisfacción del trabajo bien hecho!

Bromas aparte, estos pequeños detalles, este trato, es lo que las hace diferentes. 




       Gracias Tere. Gracias Rosa. Nos vemos el próximo sábado.



  

12 comentarios:

  1. que preciosidad de post,que fotos mas chulas y que bien lo has descrito,a mi tambien me encanta ir al mercado central,es una pasadaaaaa...mezcla de olores,de colores,de gente de la huerta...que maravilla!!!!

    Me ha encantado tu post,y tus sabados me rechiflan a mi tambien! enhorabuena y feliz año!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Crys!!!!

    Es que estoy muy orgullosa de nuestro mercado, es el mejor de todos los que conozco, ya te lo he dicho y me repito, pero es verdad.
    Hoy estaba lleno de turistas y eso a veces cuando vas con prisas..... ejem, ejem.... pero los entiendo, yo hago lo mismo cuando visito otras ciudades.
    Me alegra coincidir contigo.... en el mercado y con lo de los sábados... ¡deberían haber más durante la semana!

    Un beso muy gordo y que te diviertas esta noche ¡¡Feliz Año 2012!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya post más chulo. Me gusta tanto el Mercado Central. Y yo voy muy poco, el vivir fuera de Valencia te limita en algunas cosas y esa es una de ellas. Que aunque esté tan cerca, da un poco de pereza.
    Besos y feliz Sábado.
    Feliz año 2012.
    Vicky

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vicky.
    Este post lo he creado con mucho pero con mucho cariño y un poco también como homenaje a los profesionales que trabajan allí.
    El mercado cada día está más bonito y puedes encontrar cada vez más productos que antes ni podías imaginar.
    Entiendo lo que dices, el vivir fuera te limita un poco más y da pereza. ¡A mi me gustaría poder ir entre semana en vez de los sábados! pero todo no se puede tener.
    Muchos besos y Feliz 2012

    Carmen

    ResponderEliminar
  5. Precioso el mercado,
    el proximo sabado quedamos y vamos juntas ¿ vale Carmen ? asi me enseñas los mejores puestos
    un besito

    ResponderEliminar
  6. Por mi sin problema.

    ¿Sabes? Estuve a punto de recomendarte la visita cuando estuviste en Valencia, pero pensé:
    ¡Yo y mis manías de visitar los mercados!

    ¡Hala!, Ya tenemos una asignatura pendiente para la próxima visita.

    Un beso muy gordo

    Carmen

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonito mercado! A mi marido y a mí también nos gusta comprar en ellos y visitarlos....En Algeciras, tenemos uno más pequeño pero bastante original; tiene una sóla cúpula central sin columnas interiores que le hace muy interesante desde el punta de vista estético y permite que hayan muchos puestos.
    FELIZ AÑO NUEVO lleno de agradables visitas a tu maravilloso mercado.

    ResponderEliminar
  8. Tomo nota de tu mercado Caty. Cuando viajo suelo visitar los mercados de esas ciudades por que es curioso lo que se ofrece en ellos y como cambia de unas zonas a otras.
    Pero ir a comprar a ellos más que una necesidad acaba siendo un placer ¿verdad?

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Qué post más chulo, me encanta nuestro mercado, a nosotros también nos gusta mucho ir aunque no lo tenemos de costumbre, pero disfrutamos un montón cada vez que vamos.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. ¡A que sí Raquel! Somos afortunadas de tener esta joya y ahora encuentras de todo, está cambiando y a mejor.

    Un beso y hasta pronto

    ResponderEliminar
  11. Este mercado fur nuestra sorpresa en un viaje que hicimos cuatro amigas a Valencia. A mi los mercados me encantan, yo vivo en un pueblecito cerca de Terrassa, y espero el sabado con ganas para mis visitas al Mercat de l'Independència. Es precioso y da gusto como te atienden. Nunca valoramos lo suficiente a los que nos venden lo que luego hemos de comer. Y cuando viajo, los mercados son ineludibles, en unos dia voy a Toulouse y una de las primeras anotaciones es la visita al mercado Victor Hugo Es un placer leer todos tur post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegro de coincidir en gustos Elena. Yo también disfruto visitando los mercados de los sitios donde voy y seguro que lo pasásteis aquí genial. Son un mundo!!!
      Disfruta de tu escapada a Tolouse y ya nos contarás que tal ese mercado, que, no tengo el gusto de conocer.

      Y gracias por leerme!!!!

      B7ssss

      Eliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dedicar unos minutos a dejarme un comentario, valoro mucho tu opinión. Por cuestiones de tiempo, no responderé a consultas realizadas en mensajes privados.